A medida que se abren áreas, es posible que uno empiece a ver más imágenes infrarrojas como las que se muestran aquí: mapas de calor en tiempo real que podrían detectar a personas enfermas, antes de que sepan que están enfermas. Y en un mundo post-cuarentena, es posible que le empiecen a tomar la temperatura. Muchas veces.

¿Ve el retículo en las imágenes? Ahí es donde la cámara está tomando la temperatura.

La fiebre es un indicador de que alguien podría estar presentando síntomas de coronavirus, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan revisar la temperatura en una variedad de entornos, incluyendo escuelas y empresas. Los funcionarios en algunos lugares han empezado a comprar tecnología como cámaras infrarrojas con la esperanza de ayudar a rastrear y contener la propagación del brote.

Cuando la pandemia se afianzó, compañías como Amazon comenzaron a usar esta tecnología para ayudar a identificar a las personas enfermas en sus bodegas. Las cámaras infrarrojas empiezan a aparecer en otros lugares. Carnival Cruise Lines, cuyos barcos se convirtieron en focos de contagio para el virus, informó que todos los pasajeros y miembros de la tripulación serían examinados cuando comenzara a navegar nuevamente.

Están siendo lanzados varios sistemas, incluyendo algunos basados en cámaras y otros que hacen que las personas caminen a través de umbrales tipo detectores de metales.

He aquí cómo entender las imágenes infrarrojas: las áreas más brillantes representan temperaturas más cálidas. En la imagen de arriba a la izquierda, una mujer pidió una bebida caliente. La mesera le entrega una taza blanca y brillante.

Entonces, ¿funciona? Sí, pero no es tan simple. Incluso un sistema de cámara infrarroja que funcione no detectará a muchas personas que podrían tener el virus, pero que no presentan síntomas. Es importante cómo se usan las cámaras.

Una situación hipotética es así: una fábrica abre sus puertas y entran miles de trabajadores. Arriba de ellos, cámaras infrarrojas apuntan hacia las personas en una gran multitud y detectan a los enfermos.

Sin embargo, esto no produciría resultados precisos, de acuerdo con expertos.

“El problema con el escaneo de multitudes es que sabemos que las mediciones de temperatura se ven afectadas por la distancia de la cámara al objetivo, y las multitudes están a diferentes distancias”, dijo Chris Bainter de FLIR, un fabricante de tecnología infrarroja.

Para obtener una lectura precisa de la temperatura, la retícula de la cámara debe estar en la cavidad ocular del sujeto, como en la imagen de arriba a la derecha. Un poco a la izquierda o un poco a la derecha y dará una temperatura diferente. Esto es importante porque cambia el tiempo que se requiere para obtener la lectura de alguien.

Hay otros factores. “La temperatura corporal basal varía ligeramente de persona a persona”, dijo Bainter. “Y eso puede ser impulsado por la edad, el género, la etnia, la dieta o el ejercicio reciente. Y luego hay algunos factores ambientales. En el curso del día, la temperatura del cuerpo cambia de la mañana a la tarde”.

El uso creciente de la tecnología ha planteado preocupaciones de privacidad y de otro tipo.

¿Podría funcionar esta tecnología si se usa correctamente? Sí. ¿Es mejor que nada? Depende de a quién se le pregunte. Pero mientras esperamos una vacuna, muchos ven los beneficios.

El 15 de junio, durante una junta de consejo del Distrito Escolar Independiente de Sharyland en Mission, Texas, los directivos deliberaron sobre el uso del detector de temperatura corporal SafeCheck Walkthrough, que mide la temperatura de la muñeca o la frente.

“En el caso de que tengamos que tomar la temperatura de cada estudiante cuando entran por la puerta, son 700 niños, y tenemos sólo una enfermera en cada campus”, dijo Ismael Gonzalez, director financiero del distrito. “Dicen que esto puede detectar a 70 niños por minuto”.

Una semana después, el consejo escolar aprobó el gasto de 178.488 dólares para los dispositivos.

Deja un comentario