Los astrónomos de Catalina Sky Survey cuentan que han detectado una extraña mini luna alrededor de la Tierra. Lamentablemente, no deberíamos apegarnos demasiado a nuestro nuevo satélite natural, ya que la roca, si eso es lo que es, solo durará unos meses.

La mini-luna, llamada 2020 CD3 y también conocida como C26FED2, fue vista por astrónomos del Catalina Sky Survey en la Universidad de Arizona el 15 de febrero de 2020, informa EarthSky. Los expertos Kacper Wierzchos y Theodore Pruyne esperaron unos días para anunciar su descubrimiento, ya que se requerían más observaciones para confirmar el objeto como una mini luna o un Temporary Captured Orbiter (TCO).

El International Astronomical Union’s Minor Planet Center (MPC) anunció formalmente el descubrimiento, agregando al TCO a su circular el 25 de febrero de 2020. Las observaciones realizadas en otros observatorios “indican que este objeto está temporalmente vinculado a la Tierra” y “no se ha encontrado ningún enlace a objeto artificial conocido”, según el MPC, y agregó que “se recomienda encarecidamente realizar más observaciones y estudios dinámicos”.

Aunque es raro, nuestro planeta ocasionalmente alberga una mini luna temporal, un pequeño asteroide que gira alrededor de la Tierra por un corto tiempo hasta que se libera y se aventura de nuevo en el espacio profundo, donde se reanuda su viaje en solitario alrededor del Sol.

Fedorets dijo que los cálculos orbitales, cuando se realizan con solo unos pocos puntos de datos, pueden dar como resultado muchas soluciones posibles. Sin embargo, a medida que se agregan más datos, las posibles trayectorias orbitales están mejor restringidas, dijo. Dicho esto, 2020 CD3 parece estar en una órbita geocéntrica (un objeto en órbita alrededor de la Tierra, en oposición a una órbita heliocéntrica alrededor del Sol), aunque sea temporalmente.

Este es un evento raro, el primero fue descubierto hace 14 años, y este puede ser el segundo”, dijo Fedorets. “Objetos como este nos permiten restringir la distribución de frecuencia de tamaño de los cuerpos pequeños del sistema solar y, en particular, la población de objetos cercanos a la Tierra, por lo que sabemos cuántos hay”.

De hecho, los TCO pueden ser raros, pero son de gran interés científico. La investigación publicada en 2018 mostró que las mini lunas podrían ayudarnos a comprender mejor los asteroides y cómo se forman y la dinámica compleja entre los cuerpos celestes, entre otras cosas. Es importante destacar que la investigación en mini lunas también podría mejorar nuestra capacidad para detectar objetos peligrosos entrantes.

Deja un comentario