Un equipo científico internacional ha descubierto un exoplaneta gigante con temperaturas diurnas capaces de vaporizar el hierro, y que podría condensar en gotas de lluvia en las regiones nocturnas. Los exoplanetas son aquellos que orbitan una estrella diferente al Sol y que, por lo tanto, no pertenece al sistema solar.

Los investigadores, liderados por la Universidad de Ginebra y con participación del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) y del Instituto de Astrofísica de Canarias, han utilizado el Very Large Telescope (VLT, telescopio muy grande) del Observatorio Europeo Austral (ESO) situado en Cerro Paranal en el desierto chileno de Atacama para observar el exoplaneta WASP-76b, situado a unos 390 años luz de distancia en la constelación de Piscis.

Se trata de un exoplaneta gigante extremadamente caliente, con unas temperaturas diurnas que suben por encima de los 2400 grados, lo suficientemente altas como para vaporizar metales como el hierro. Los fuertes vientos trasladan el vapor de hierro hacia las regiones nocturnas, más frías, con temperaturas que disminuyen hasta valores en torno a los 1500 grados, que condensan el vapor en gotas que podrían precipitar como lluvia. 

Impresión artística de la atmósfera del planeta WASP-76b.

Impresión artística de la atmósfera del planeta WASP-76b. ESO

“Se podría decir que este planeta se vuelve lluvioso por la noche, con la excepción de que llueve hierro“, dice David Ehrenreich, investigador de la Universidad de Ginebra y autor principal del estudio publicado este martes en la revista Nature.

Deja un comentario